Microrrelato escrito para el reto de Diciembre del blog de Lidia

Veo veo

Nació ciego. A cambio, decía,  me ha sido concedido el don de soñar despierto. Le gustaba el café con un terrón de azúcar y contarnos historias de aventuras con las estrellas y la luna. Por las noches, subía al observatorio. Siempre que podíamos, agarrábamos la linterna y lo seguíamos.  Él cogía el catalejo. Nosotros conteníamos la respiración. Era entonces cuando el cielo trazaba hazañas que solo él podía ver. A la vuelta, le precedíamos corriendo excitados. Nos acostábamos sabiendo que al día siguiente nos contaría algún precioso cuento del firmamento. ¡Nos enseñó tantas cosas! La mejor, el agradecimiento.

Anuncios

Un comentario sobre “Microrrelato escrito para el reto de Diciembre del blog de Lidia

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: